SPLASH - Sagunt Comic Festival | Premios Splash
403
page-template-default,page,page-id-403,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Premios Splash

Premio UNA VIDA DE VIÑETAS

Horacio Altuna

Glosar la figura de Horacio Altuna (Córdoba, 1941) se antoja difícil por un motivo fundamental: toda su obra es de un nivel impresionante. El historietista argentino, residente en España desde hace más de treinta años, posee un enorme reconocimiento internacional gracias a sus trabajos como dibujante, tanto con guiones ajenos como propios.

Pese a su pasión por el dibujo, no le veía futuro y decidió estudiar la carrera de Derecho. En 1965, incitado por su amigo Gianni Dalfiume, publicó su primera historieta, Súper Volador. Posteriormente colaboraría, entre otros, con el maestro Héctor .G. Oesterheld en Kabul de Bengala y en revistas como D’ArtagnanEl TonyFantasía, Misterix, o Satiricón, entre otras. En 1975 alcanzaría uno de sus primeros éxitos al publicar junto a Carlos Trillo en el diario Clarín las tiras de El loco Chávez, que a través de tiras diarias ilustra la realidad político-social de Argentina y por el que recibió el premio de la Asociación de Dibujantes de Argentina y el premio a la mejor tira diaria argentina en la Cuarta Bienal del Humor y la Historieta de Córdoba.

Horacio Altuna encadena una serie de trabajos, ya clásicos, entre los que se encuentran Charlie Moon –un prodigio narrativo en el que el dibujo transmite la historia-, Las puertitas del Sr.López – retrato universal del hombre gris repleto de fantasías-, Merchideski –un policial que bucea en la corrupción- o Tragaperras.

En 1984, ya afincado en Sitges, publica su primera historieta como autor completo, Ficcionario. En 1986 recibe el premio Yellow Kid por Chances, una obra futurista de gran contenido social. En 1989 comienza su relación con la revista Playboy y en 1994 regresa a las páginas de Clarín con El Nene Montanaro, que publica hasta el año 2002. En 2004 recibe el privilegio de ser el primer artista de nacionalidad extranjera en recibir el Gran Premio del Salón Internacional del Cómic de Barcelona. Desde el comienzo de su carrera ha sido un gran defensor de los derechos de los autores y en 2007 se convierte en presidente de la Asociación Profesional de Ilustradores de Cataluña. Horacio Altuna es considerado uno de los grandes dibujantes de cómic –como puede comprobarse en la reedición de El Último Recreo en Astiberri- e ilustración erótica, Dibbuks ha reeditado Voyeurs– .
En fin, una auténtica y gozosa Vida de Viñetas, premio que le entregará Álvaro Pons, especialista y amigo de Horacio y del Splash, que charlará con el autor sobre su vida y obra.

Premio Mejor obra internacional 2017

“Oscuridades Programadas” de Sarah Glidden

Sarah Glidden documentó en el año 201o la parte gráfica de un viaje a Turquía, Siria e Irak. Un periplo en el que acompañó durante dos meses a unos amigos periodistas de la revista Seattle Globalist , y a un ex-marine que había participado en la invasión de Irak y que regresaba al país acompañándolos en tan singular viaje.
Ya en la portada de esta obra de no-ficción averiguamos de qué va el cómic: unos periodistas entrevistando en una azotea a una persona de la que luego sabremos es un refugiado.

Periodismo y refugiados. Cientos de horas de entrevistas y conversaciones documentadas en la grabadora de Sarah para posteriormente pasarlas al papel con acuarelas, viñetas y bocadillos. Pero las historias se emborronan según cribemos en nuestra mente el mensaje de lo que aportan. De esta manera, Sarah nos dice que “es imposible alcanzar la objetividad real en el periodismo narrativo, y casi que en cualquier periodismo”.

La temporalidad periodística respecto a la noticia es muy importante, así que Sarah suple la distorsión de un trabajo publicado en 2017 sobre un viaje en 2010 con elementos universales de estas tierras, con las guerras y los dramas que desatan. No en balde, las guerras de Afganistán e Irak han estado presentes en la vida de la autora, de la vida de los estadounidenses de esa edad. Precisamente el leit-motive del viaje es conocer de primera mano y entrevistar a personas que se encuentran refugiadas en otros países a causa de las guerras iniciadas por el ejército de su país.

Dice la periodista del cómic: “Un buen periodista jamás se embarca en un reportaje sabiendo de antemano la conclusión. La gente nunca dice lo que quieres oír y la revelación que se produce nunca es la que esperas”.

En la parte gráfica, Sarah Glidden utiliza una “línea clara” y su trabajo con acuarelas y la extensión a casi trescientas páginas hacen de Oscuridades Programadas –cuyo título original es “Rolling Blackouts”- un cómic de compleja realización.

Un trabajo valiente sobre el periodismo y los refugiados, un viaje contundente en contra de los conflictos armados, un repaso en toda regla contra la amoralidad y la deshumanización de las odiosas “reglas de la guerra”, las que nos llevan atormentando desde las cavernas.

Premio Mejor obra Nacional 2017

“Cortázar” de Jesús Marchamalo y Marc Torices

Está a punto de cumplirse un año de la edición de “Cortázar”, un cómic sobre la obra y vida del autor de “Rayuela”. Un trabajo que nos transporta al imprescindible mundo de Julio Cortázar, en una época irrepetible de la literatura en castellano: el “boom” de grandes autores latinoamericanos como Carlos Fuentes, José Donoso o Gabriel García Márquez, por citar algunos.
Es imposible entender el legado literario de una figura universal como Cortázar sin bucear en los misterios de su infancia y su juventud. El Cortázar niño abraza de manera infinita a los libros desde la soledad de su habitación; y éstos le devuelven cientos de aventuras que llenan el espíritu inquieto del escritor de futuro. Del entusiasmado encuentro de Cortázar con los libros los autores nos transportan al Cortázar profesor, al ensayista, al viajero impenitente, al hombre universal que simpatiza con el comunismo y se declara activista de izquierdas, como demuestra su profundo amor a la Cuba castrista, a la que le otorga su propio e imaginario pedestal ideológico y existencial. Retrato o retratos en plural, que conforman el siempre poliédrico mundo creativo de Cortázar.
Si traspasamos las líneas impresas en un texto para alcanzar el retrato dibujado, entonces hablamos de cómic, y en este caso, hablamos del mérito de un joven autor barcelonés llamado Marc Torices.
Jesús Marchamalo, escritor y periodista de largo aliento – con más de una docena de obras publicadas- entrega a Marc el guion de una obra y el jovencísimo dibujante convierte las líneas maestras de Marchamalo en una sinfonía de colores, recursos visuales y estilos varios. Una virguería que le ocupó dos años de trabajo.
Pero el “Cortázar” cómic no es una biografía al uso pese a no omitir nada de lo, quizá, realmente importa. Éste libro se convierte en una herramienta formidable para fusionar dos artes, engrandeciendo al noveno, otorgándole un aspecto que ya sabíamos de antemano: su innato poder de seducción. Mientras el cine tiene serias dificultades para resolver un “biopic” de noventa minutos en algo digerible y ameno sin caer en todos los tópicos cinematográficos narrativos, el cómic ha resultado ser un magnífico ejemplo de que las biografías trasladadas al cómic tienen una amalgama de posibilidades que hacen del mismo un medio mucho más atractivo. Si, de paso, algún neófito de Julio Cortázar decide conocer su obra a partir del cómic, entonces el escenario se abre a otros mundos. También en sentido contrario, que alguien conocedor de la obra del maestro abra su mente al trabajo de Marc, y de esta forma abrace los caminos del cómic.

Premio Trayectoria Internacional

Mary M. Talbot y Bryan Talbot

El trabajo conjunto de la pareja Mary M. Talbot y Bryan Talbot es uno de los grandes exponentes de coherencia creativa alrededor de una temática muy definida: la lucha de las mujeres por su emancipación social, y la constante lucha hacia la igualdad de derechos entre sexos. A través de significativos ejemplos de perseverancia en los combates cotidianos por darle visibilidad a una problemática enquistada desde tiempos inmemoriales, los Talbot rinden homenaje a las mujeres que, con su fuerza y tesón, han conseguido romper los tabúes y las barreras creadas por los hombres o han reducido parte las brechas abiertas por el patriarcado masculino. Todos estos trabajos, publicados todos ellos por La Cúpula Ediciones, conforman una trayectoria creativa que aplaudimos con este premio. Sally Heathcote. Sufragista (La Cúpula, 2016) es un retrato sobre las mujeres que lucharon a brazo partido por conseguir el voto femenino en el Reino Unido en la época previa a la Iª Guerra Mundial. Sally, el personaje principal de la trama, es el único de ficción dentro del mismo. Los Talbot se sirven de ella como nexo del resto de mujeres que sí conformaron la lucha por los derechos políticos de las mujeres, sirva como ejemplo el clan femenino de las Punkhurst (Emmeline, la madre y sus hijas Christabel y Sylvia).
En La Virgen Roja (La Cúpula, 2016) se narra la historia de otra formidable luchadora, Louise Michel, educadora, poetisa y oradora francesa, conocida por ser una de las principales promotoras de la “Comuna de París”, un corto periodo de utopía anarquista acontecido después de la guerra franco-prusiana en el barrio de Montmartre.
La niña de sus ojos (La Cúpula, 2017), es un trabajo de perfil personal pero no exento de toques reivindicativos y que narra los paralelismos entre Lucia Joyce (hija de James Joyce) y la propia Mary Talbot (hija de James S. Atherton, especialista de la figura de James Joyce). Otro imprescindible libro.
La parte gráfica de estos tres trabajos, obra de Bryan Talbot (insigne autor inglés, citamos su serie Grandville) destaca por un blanco y negro salpicado de colores significativos sobre los temas tratados. El color azul intenso en La niña de sus ojos, los tres colores de la bandera sufragista en Sally Heathcote, o el rojo en La Virgen Roja funcionan como parte consustancial a las tramas expuestas en cada uno de los cómics.
Dos autores que merecen ser leídos en masa, o al menos, leídos por los degustadores de buena novela gráfica.

Premio Divulgación Cómic 2017

Tebeosfera

Tebeosfera es una publicación digital que tiene más de dos mil textos publicados sobre el mundo del cómic desde todas sus vertientes. Desde su creación en el año 2001, la Asociación Cultural Tebeosfera (ACT) es un referente indiscutible en el terreno informativo y divulgativo del noveno arte. Su creador y director es Manuel Barrero, su subdirector es Javier Alcázar y el coordinador editorial es Félix López, aunque los contenidos son mantenidos por un amplio grupo​ de documentalistas, investigadores, catalogadores, teóricos y coleccionistas autodenominados “tebeditores”.​
Algunos de sus trabajos fueron recopilados en Tebeosfera (2006, Astiberri), pero es habitual que la Asociación publique sus propios libros, ensayos necesarios en el raquítico panorama ensayista sobre el cómic en España.
En 2008, ya bajo la nomenclatura de Asociación Cultural Tebeosfera, sin ánimo de lucro, crean el Gran Catálogo de la historieta, una gran base de datos sobre el cómic, con más de 250.000 registros.
Otros trabajos colectivos destacados son Tebeos. Las revistas infantiles, Tebeos. Las revistas juveniles, Jan. El genio humilde, publicados por la propia ACT, o más recientemente, Yo quiero un Tebeo,coeditado junto a Diminuta, sobre el centenario de la mítica TBO.
El Premio Splash a la Divulgación del Cómic se suma a los ya otorgados en otros certámenes o periódicos, como el Premio mejor labor por la historieta 2009 del Salón Internacional del Cómic de Huelva, el Premio Oso a la Entidad Apoyo al Cómic de Expocómic, o dos premios del Diario de Avisos, entre otros.
Recoge el Premio Jordi Manzanares, miembro de Tebeosfera; divulgador, documentalista e investigador del noveno arte y participante en las publicaciones de la Asociación, como es el caso de Yo quiero un TBO.

Premio Humor Gráfico

Flavita Banana

“Flavita Banana” es el alias artístico de Flavia Álvarez, viñetista, ilustradora y dibujante de Barcelona. Ha estudiado Arte y Diseño, así como un Curso Superior de Ilustración. Publica todos los días en su propio Instagram, y ha colaborado en medios como Smoda, Orgullo y Satisfacción, Mongolia o El Salto. Ha publicado Las cosas del querer (Lumen, 2017) y, más recientemente, Archivos Estelares (Astiberri, 2017), una recopilación de 200 ilustraciones publicadas en diferentes medios.
Bajo el aspecto algo naif de sus dibujos a tinta negra sobre fondo blanco, se esconde una artista que indaga en las misteriosas relaciones del ser humano, unos encajes que casi siempre devienen en desencajes. Sus personajes funcionan como arquetipos a los que se les ha caído la máscara, mostrándose con una implacable carga de cinismo, un humor capaz de doblarte la sonrisa.
Nos gustaría adentrarnos más en sus temas, pero preferimos que “veáis sus viñetas”. Los espejos son para cada lector.

Premio Entender el presente 2017

Mauro Entrialgo por su serie Ángel Sefija

Doce álbumes –en más de una década y media- de Ángel Sefija, uno de los personajes que mejor han observado, y observan, los temas más variados de la sociedad que nos envuelve: Ángel es un archivista de lo cotidiano, un hombre de mediana edad, con gafas y barba, escritor frustrado que diserta con humor e ironía sobre los más variados temas que se le ponen a tiro en el día a día.
Ángel Sefija nació como personaje secundario en las historias de Alter Rollo, otro de las emblemáticas creaciones de Mauro; concretamente en el número 1215 de la revista El Jueves.
A través de historias en color de una sola plancha, Ángel levanta acta sobre infinidad de cuestiones, algunas de enorme importancia, otras en apariencia nimias, pero a las cuales les saca una punta tremenda. El mundo de la cultura, la tecnología, los hábitos sociales, la política, el marketing, las modas, la sempiterna crisis; son algunos de los temas en los que Ángel pone su oblicua mirada como analista del comportamiento humano contemporáneo. Un personaje creado para entender el presente, un recopilador de la mutación social, cultural y tecnológica que lo rodea, que nos rodea.

Premio Mass Cómic 2017

Tertulia de Viñetistas del programa “A vivir que son dos días” de la Cadena Ser.

Quizá no exista mayor mérito comunicativo que un programa radiofónico de ilustradores o más bien de viñetistas, como indica su propia nomenclatura. Un concepto que, lejos de esa perversidad aparente entre palabra y viñeta, ha alcanzado su cuota divulgativa en el programa “A vivir que son dos días”, el mejor magazine de la radio española, dirigido por Javier del Pino. La tertulia de ilustradores del programa rompe la barrera de los bocadillos y las viñetas.
Julio Rey, Aleix Saló, Mauro Entrialgo y José María Pérez ‘Peridis’ analizan la actualidad de la semana e invitan a otros ilustradores/as para conocer su obra. A lo largo de la trayectoria de la Tertulia han tratado infinidad de temas que conectan la realidad con el cómic, la ilustración y el humor gráfico en general, como el sexismo en la profesión, la libertad de expresión en los medios o el encarcelamiento del autor Ramón Nse Nsono en Guinea Ecuatorial por su cómic “La pesadilla de Obi”, por poner unos ejemplos.
Recogerá el Premio Mauro Entrialgo, en nombre de la Tertulia y el programa

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies